Qué hacer y qué no si te pica una medusa

Que nadie ni nada nos estropee nuestras ansiadas y merecidas vacaciones así que aquí te dejo cuatro ideas claras de que hacer y que no cuando te pique una medusa……… si te pica.

Realmente las medusas no nos atacan  se defienden de  nosotros cuando nos rozamos con ellas.  Cuando ocurre el contacto, las células urticarias  de sus tentáculos liberan muchos  micros filamentos  tóxicos que se clavan en nuestra piel lo que provocan inflamación y dolor. Estos micros filamentos tóxicos llevan toxinas con efecto paralizante, urticante y causante del dolor.

Cuando hemos tenido la mala suerte de rozarnos con una de ellas tendremos una sensación inmediata de ardor, inflamación, enrojecimiento y dolor. En casos extremos puede producirse una reacción alérgica a la toxina que puede acabar en un shock anafiláctico, esto en el menor de los casos.

¿Qué tenemos que hacer si nos hemos rozado con una medusa o la hemos pisado en la arena?

  • No frotar la zona afectada ni con arena ni con la toalla
  • No limpiar la zona de la picadura con agua dulce, ni con vinagre ni con orín pueden provocar el efecto contrario,  usar siempre agua marina en el momento y suero fisiológico ya en casa.
  • Aplicar frío sobre la zona afectada durante 15 minutos usando una bolsa de plástico que contenga hielo.
  • Nunca aplicar hielo directamente a no ser que sea de agua marina. Si el dolor persiste conviene aplicar de nuevo la bolsa de hielo durante otro cuarto de hora.
  • Extraer cualquier resto de tentáculo que permanezca adherido a la piel, usando guantes.
  • Si nuestro estado empeora progresivamente y se detectan complicaciones respiratorias, convulsiones o alteraciones cardíacas, iremos inmediatamente al hospital para tratar estas afecciones.

Lo habitual es que el dolor y los síntomas cutáneos  duren unos días, en algunos casos, de pendiendo de la gravedad de la lesión puede quedar cicatriz y como respuesta  postinflamatoria una hiperpigmentación. Por eso recomiendo siempre la aplicación de productos cicatrizantes y protector solar.

Si la inflamación y el dolor son importantes tendrá que ser valorado por  un médico para prescribir antiinflamatorios, antihistamínicos y cremas tópicas con corticoides.

Recuerda que hay repelentes y protectores solares con sustancias que  evitan que los animales identifiquen la piel humana como un elemento externo, por lo que no se activa el mecanismo de descarga de los micros filamentos tóxicos.

 

Feliz verano y protégete.

Entradas relacionadas